Cómo abrir una puerta? Trucos y consejos

En nuestra rutina diaria nos enfrentamos a tener que abrir diferentes puertas, por ejemplo, la de nuestra casa, nuestra habitación, carro, oficina o del lugar en donde trabajamos. Y aunque al parecer abrir una puerta resulte sencillo, podemos enfrentarnos a distintos problemas. Puede que aunque tengamos la llave, al usarla de manera no apropiada, dañemos tanto la llave como la cerradura. También nos puede pasar que se nos extravíe la llave o que por alguna emergencia tengamos que usar algunos trucos efectivos.

Cómo abrir una puertaPor eso, a continuación, te damos algunos tips o consejos para que logres usar bien la llave al momento de abrir la puerta o para que si no tienes la llave y necesitas abrirla puedas hacerlo de manera correcta rápidamente.

¿Cómo abrir una puerta si tienes la llave?

Aunque teniendo la llave resulte ser fácil y sencillo, si no se hace de manera correcta, puedes enfrentarte a algunos problemas, como por ejemplo: que se atasque la llave en la cerradura, partir la llave, y como consecuencia dañar la llave y la cerradura. Lo que en un momento podía ser lo más fácil se puede convertir en tener que perder tiempo y hasta llamar a un cerrajero. Por eso te damos a continuación unos breves consejos que te serán útiles.

abrir puerta con llave

  • Asegúrate de introducir la llave correcta (en el caso de que tengas varias llaves en un mazo).
  • No gires la llave de manera brusca o dura.
  • Tomar en cuenta que algunas cerraduras tienen una forma diferente de abrir.
  • Si la puerta no abre cuando giramos hacia un lado, intenta girar hacia el otro lado con cuidado.
  • Con estos breves consejos te aseguramos que la puerta abrirá sin ningún inconveniente.

Cómo abrir una puerta con seguro?

Tener que abrir una puerta cerrada con seguro es una situación que cualquiera quiere evitar. No es fácil tener que lidiar con esta situación, pues las cerraduras se crearon justamente para evitar intrusiones indebidas, incluso forzadas. Por ello, en el desarrollo de este artículo, hablaremos acerca de cómo se puede abrir una puerta con seguro, basándonos en diversos consejos bien fundamentados que se han llevado a cabo anteriormente con éxito. Algunas cerraduras son prácticamente incorruptibles, pero en este artículo hablaremos acerca de las cerraduras más comunes, las que se utilizan en el hogar.

puerta con seguro

puerta con seguro

Para cuándo puede ser útil este tutorial

Por supuesto, debes tener en cuenta que la información que proporcionamos en este tutorial es para fines legales, para forzar la cerradura de puertas que estén en una propiedad tuya, ya que la irrupción en propiedades privadas es ilegal.
Por lo tanto, este tutorial te servirá en caso de que:
Se dañe la cerradura de la puerta
Se dañe la única llave de la puerta
Se te pierda la llave
Si has trancado la puerta con seguro sin querer y has quedado del lado de afuera.
Así que, lee los siguientes consejos y ¡manos a la obra!

Las diferentes maneras de abrir una puerta con seguro

La verdad es que hay muchas maneras para saber cómo abrir una puerta con seguro. Analicemos cada una de ellas (o al menos la mayoría) para tener una idea clara sobre el asunto.

Con una llave

Por supuesto, la mejor manera de abrir una puerta con seguro es con una llave. Es la manera predeterminada y por excelencia de abrir una puerta con seguro. Consiste en introducir la respectiva llave por la cerradura, sencillamente, y girarla a un lado hasta que se quite el seguro. Algunas veces, será necesario darle más de una vuelta, aunque no suelen ser más de dos.

Con una ganzúa

En caso de no disponer de la llave adecuada para la cerradura, la alternativa más común es el uso de ganzúas. Estos instrumentos se utilizan, sobre todo, por cerrajeros para abrir cerraduras de puertas en casos de emergencia. Además, solo se venden a cerrajeros. Por ello, para disponer de un kit propio de ganzúas, necesitarás ser un cerrajero. Si no lo eres, no te preocupes: puedes hacer tus propias ganzúas.
Las ganzúas son instrumentos con forma de “L” que tienen una forma específica en un extremo, y esta varía dependiendo del tamaño y el tipo de ganzúa. Estas diferencias de tamaño y diseño permiten poder trabajar con una mayor cantidad de cerraduras. Claro, si quieres abrir la cerradura en cuestión, necesitarás crear una ganzúa que encaje perfectamente en ella. Para lograr esto, debes forjar un palo o tira metálica con martillazos, con un alicate o con calor, para que agarre la forma de una ganzúa. La mejor manera de obtener una ganzúa improvisada es aplanando una llave Allen, puesto que estas herramientas mantienen la misma forma que las ganzúas.
Para abrir una cerradura con una ganzúa, es necesario mover los pistones de la cerradura con otra pieza. Esta puede ser una horquilla o un clip de papel, en caso de que estos pistones sean más delicados.
Mientras uses la ganzúa improvisada como una llave de tensión, introduciéndola en la parte de abajo de la cerradura, intenta pisar los pistones de la cerradura con el clip/horquilla/pedazo de alambre (o cualquier otra pieza similar).
Cuando logres pisar los pistones correctamente, gira hacia un lado la ‘llave de tensión’ para que logres abrir el seguro. Quizás sea necesario girarlo más de una vez para quitar el seguro completamente.

Con una tarjeta de crédito/débito o algo similar

Una tarjeta de débito o crédito (o cualquier tarjeta laminada parecida) también sirve para abrir una puerta con seguro. Sin embargo, solo sirve para los seguros sencillos, los que trancan la manija nada más. Por otro lado, este truco es mejor en puertas antiguas, ya que muchas de las puertas modernas no dejan que funcione.
Desliza la tarjeta entre la puerta y el marco, perpendicular a la puerta, y empújala hasta que toque el pestillo de la cerradura.
Desliza hacia abajo, con firmeza, la tarjeta, hasta que logre deslizarse entre el pestillo de la cerradura y el marco. También depende en buena manera del diseño del pestillo, porque si no posee el típico biselado, esto se hará más difícil de lo que es, sino imposible.
Una vez hayas logrado que se meta entre el pestillo y el marco, gira la manija. No debería tener problema en abrirse después, a menos que esté asegurado con otro mecanismo adicional.

Con tu fuerza bruta

Si no logras abrir la puerta con ninguno de los métodos anteriores, es hora de recurrir al último recurso: tus propias fuerzas. Claro, esto no significa que embestirás la puerta y ya; embestir la puerta incorrectamente puede lesionarte sin ningún resultado. Cabe destacar que usar la fuerza bruta sirve mejor en puertas de madera, ya que en puertas con más rigidez, es necesaria la implementación de otras herramientas más fuertes.
Par abrir una puerta con tus propias fuerzas, debes seguir los siguientes consejos:
Usa tus pies en vez de tus hombros o tus manos. Las patadas no solo ofrecen más fuerza de impacto, sino que te protegerán de una lesión indeseada, más aun si usas zapatos en el momento.
Si es posible, aférrate de un objeto sólido, como un mueble grande, a la hora de patear. Esto le dará al golpe más contundencia, al mismo tiempo que te ofrece más equilibrio y control de tu cuerpo.
La parte plana de tu pie debe golpear la zona cercana a donde se encuentra la cerradura, para mejores resultados.
Si ves que las patadas no logran abrir la puerta, pero sí ves que el marco, la cerradura o la puerta se van dañando, no te rindas. Eso sí, descansa un período de tiempo entre cada grupo de patadas, para que los golpes no pierdan fuerza.
Si no ves ningún resultado después de varios minutos, lo más probable es que esté reforzada con otros mecanismos. En estos casos, es mejor usar otros objetos, como un ariete, diseñada para derrumbar puertas.
Esto es un último recurso. No es recomendable usar este método, a menos que sea estrictamente necesario.

No dejes que un descuido arruine tu día

Pequeños accidentes o descuidos pueden hacer que te quedes afuera de tu cuarto o tu casa, quedando en una situación muy desesperante y hasta vergonzosa. No dejes que un momento así arruine por completo tu día, y pon en práctica lo que has aprendido en este artículo para abrir esa puerta con autoridad y seguridad.

 

 

 

Cómo abrir una puerta si no tienes la llave?

Es común que en algún momento perdamos la llave o que la dejemos dentro de casa, del carro o de la oficina, esto puede resultar bastante molestoso y puede hasta arruinar nuestro día. Si te enfrentas a este problema, debes saber que hay otras formas de solucionarlo. Pero, toma en cuenta que estas formas requieren paciencia, experiencia, tiempo y algunas herramientas.

En este artículo te enseñaremos abrir alguna puerta en un momento emergente y que lo requiera de las siguientes maneras: con una ganzúa, con una tarjeta de crédito, con una llave bumping y con la fuerza bruta, y te daremos formas de abrir la puerta de tu carro si también presentas estos problemas.

Abrir una puerta con una ganzúa

A continuación te explicaremos el significado de ganzúa, por si no sabes que es y luego te daremos algunos pasos que necesitas seguir para abrir una puerta con esta herramienta.

¿Que es una ganzúa?

Una ganzúa es una herramienta de cerrajeros, tienen forma de gancho hecho de metal, aunque es una herramienta que puedes comprar en cerrajerías, hay algunas ganzúas caseras parecidas.

cómo abrir una puerta con una ganzúa

Pasos que debes seguir

  • Asegúrate de saber cómo funciona la cerradura, es decir para que lado abre y qué tipo de cerradura es.
  • Necesitarás una llave de tensión o de torque y una ganzúa.
  • Inserta la llave de tensión en la parte de abajo del ojo de la cerradura.
  • Gira la llave de tensión hacia el lado al que la cerradura abre y sostenlo.
  • Mete la ganzúa en la parte de arriba del ojo de la cerradura y empieza a sentir los pernos.
  • Ve empujando con la ganzúa cada uno de los pernos y siente como vas entrando poco a poco. Si el perno se baja ve intentando hasta que logres pasar.
  • Cuando logres subir todos los pernos, con la ayuda de la llave de tensión vas a girar hacia el lado en que abre y con paciencia podrás abrir con éxito la puerta.

Recuerda que para que puedas tener éxito con esta herramienta no solo debes ser paciente, sino también tener experiencia e intentarlo varias veces.

Abrir una puerta utilizando una tarjeta de crédito

Aunque este método resulta bastante útil, debes tomar en cuenta que solo sirve en puertas antiguas que son menos complejas que las modernas, lo mejor de este método es que no necesitas muchos pasos y es uno de los métodos más fácil.

Cómo abrir una puerta con una tarjeta de crédito

Pasos que debes seguir

  • Mete la tarjeta de crédito en la ranura del lado de la cerradura.
  • Inclina la tarjeta hacia arriba.
  • Colócala detrás del pestillo de la cerradura.
  • Impulsa la tarjeta de crédito con firmeza hacia ti.
  • Gira la manilla al mismo tiempo.

Estos pasos resultaran útiles si no tiene seguro. Y trata de que al utilizar la tarjeta no la estropees, por lo que necesitaras delicadeza y precisión.

Abrir una puerta con una llave bumping

Este método mayormente se utiliza para abrir cerraduras que llevan mucho tiempo que no se abren o si necesitas abrir la puerta de la casa de un familiar en una emergencia. Ahora, te daremos los detalles que necesitas de esta técnica si en algún momento deseas utilizarla.

¿Qué es una llave bumping?

Este método consiste en utilizar una llave común y corriente que calce en la cerradura pero que no sea exactamente la de ella, y con un golpe contundente (preferiblemente con un martillo) desplazar y separar los pernos de la cerradura.

Cómo abrir una puerta con una llave bumping

Pasos que debes seguir

  • Ten a la mano una llave que encaje completamente en la cerradura.
  • Métela hasta lo último.
  • Da un golpe con un martillo de goma preferiblemente.
  • Al mismo tiempo gira la manilla.

Puede que necesites varios intentos para lograrlo. Sigue intentándolo y lo más seguro es que podrás conseguir abrir la puerta.

Abrir una puerta con la fuerza bruta

Puede que al enfrentarte a una emergencia necesites abrirla y no tengas mucho tiempo para métodos más meticulosos, si es así puedes optar por usar tu cuerpo y su fuerza para abrir la puerta. Sin embargo, para lograrlo, además de seguir algunos pasos debes tomar en cuenta los siguientes consejos.

Cómo abrir una puerta usando la fuerza bruta

Pasos que debes seguir

  • Adopta una postura sólida.
  • Separa tus pies.
  • Ponte frente a la puerta.
  • Dobla un poco las rodillas.
  • Apoya tus manos de algún objeto firme, como la pared.
  • Levanta la pierna en la cual poseas más fuerza.
  • Con la parte inferior del pie golpea debajo de la cerradura.
  • Repite las patadas hasta que la cerradura se desprenda del marco de la puerta.

Consejos que debes tomar en cuenta

  • No golpees la puerta con el hombro o con las rodillas para evitar fracturas.
  • Si con los primeros golpes no lo logras, descansa un poco y sigue haciéndolo.
  • No voltees la cara ni pongas el cuerpo desnivelado.

Abrir la puerta de un auto

De manera frecuente nos sucede que dejamos la llave dentro del carro o hasta se nos pierden. Si necesitas abrir tu carro, solo necesitarás algún tipo de gancho, puedes usar una ganzúa que es ideal para este trabajo pero si en el momento no cuentas con una te servirá un gancho de ropa, solo deberás desenredarlo ponerlo recto, dejando la parte que engancha tal como estaba.

Cómo abrir la puerta de un carro

Pasos que debes seguir

  • Inserta el gancho en la parte inferior de la pared de la ventana del auto.
  • Desliza el gancho hacia abajo.
  • El pestillo estará un poco más abajo, intenta engancharlo en el pestillo.
  • Empújalo hacia arriba.

De esta manera podrás fácilmente abrir la puerta de tu carro si este se abre manualmente. Si el mecanismo del carro es eléctrico has exactamente lo mismo, pero en este caso, desliza el lado largo del gancho desde arriba de la ventana y utilízalo como si fuera tu dedo para poder presionar el botón.

Sin mucha complicación ¡lo lograrás!

La mayoría de las veces optamos por llamar a un cerrajero al momento de presentar un problema como los que ya vimos, sin embargo, cómo pudiste observar tú mismo puedes resolver el problema, solo necesitas paciencia, algunas herramientas básicas y manos a la obra.


Política de cookiesAviso LegalContacto